Psicología y Psiquiatría.

¿Qué es la simpatía?

¿Qué es la simpatía? La simpatía es un sentimiento de predisposición emocional hacia un objeto. Del griego "simpatía" es "atracción", que significa una impresión subjetiva del atractivo y la conveniencia de algo. Asociados a los conceptos de sincronicidad, reciprocidad. En varias culturas puede significar empatía y un deseo de felicidad. Bajo la influencia de los estoicos y los antiguos filósofos griegos de los primeros siglos (4to a 5to dC), el concepto de simpatía cayó en el vocabulario de místicos, románticos y filósofos. En ese momento, se trataba de la simpatía cósmica. El cosmos era la naturaleza, los elementos y se trataba de la aparición de la simpatía natural (cósmica). Incluso entonces, se consideraron tanto las causas inconscientes (naturales) como los métodos sociales para crear simpatía, ya que creían que el cosmos (naturaleza), la sociedad y el individuo existían de acuerdo con las mismas leyes. La aparición de la simpatía entre las personas se explica por la unanimidad, los puntos de vista y los intereses comunes, una reacción subjetiva subjetiva y positiva hacia la persona de otro.

La simpatía es considerada como una propensión instintiva debido al sentimiento de parentesco. Las manifestaciones externas son una expresión activa de interés, buena voluntad, atención. Lo contrario es un sentimiento de antipatía. Interés, lo que es simpatía, la definición de este sentimiento es inherente al hombre.

¿Qué es la simpatía por el hombre?

Una persona está interesada en un sentimiento llamado simpatía, lo que es. El sentimiento de simpatía implica una actitud positiva, una definición como el objeto, ya sea que cause ubicación. Te permite asociar a una determinada persona con emociones potencialmente buenas para nosotros. Este es un sentimiento positivo, socialmente aprobado, una actitud deseada para una persona, porque nos gusta sentirlo.

La simpatía por una persona se percibe como una continuidad aparentemente irrazonable de la otra, una inclinación hacia ella, un sentimiento de parentesco espiritual (y, por lo tanto, se percibió como una conexión cósmica). Esta es una manifestación de una forma temprana e irracional de confianza. Existen versiones en las que una de las fuentes de esta sensación es un conjunto diferente de genes, que se manifiesta en excelentes estímulos externos: olor, contorno, figura y, por lo tanto, es de interés para una mayor comunicación con el fin de enriquecer el genoma. Otra versión habla de características similares que inspiran confianza debido a su similitud y claridad. La segunda versión tiene más argumentos de su lado, ya que lo contrario puede causar una reacción positiva si la relación entre el miedo a lo desconocido y el interés se supera en la dirección del interés.

La simpatía está más conectada con la continuidad y el sentimiento de unidad, lo que es más fácil de sentir para una persona como y entendible. Puede ocurrir como aclaración o formación de un sentimiento de comunidad, ejercicios conjuntos, intereses comunes, cuando la diferencia se vuelve lo suficientemente expresiva como para distinguir la individualidad, pero no lo contrario, para dar la impresión de una diferencia demostrativa.

La aparición de la simpatía es posible tanto condicional como aleatoriamente, y como resultado de la construcción de relaciones, la formación de una comunidad, con las actitudes de las personas. El hombre es social, por lo tanto, es irracional dar todas las razones de las emociones y las relaciones a los factores del atractivo físico y se presta cada vez más atención a las formas de formación social del sentimiento de una relación mutuamente positiva entre las personas.

La simpatía se asocia con la observancia de los límites personales, el espacio individual. Las personas que invaden el espacio personal, físico, individual, están asociadas con los agresores y, en consecuencia, causan antipatía. Así como una manifestación de una relación de confianza es el acceso a los límites personales. Es decir la simpatía surge como resultado del respeto por el espacio de otra persona (incluido el psicológico) y el resultado será el acceso a él.

La frecuencia de los contactos sociales crea la base para la aparición de la simpatía, porque las personas sienten la necesidad de confiar en su entorno y buscan inconscientemente establecer contacto con el entorno permanente. Por lo tanto, una persona puede sentirse culpable si no tiene emociones positivas hacia alguien que lo trata bien. Mostrar simpatía es un estímulo para la formación interna, como respuesta al comportamiento. Por lo mismo, se lleva a cabo un cierto intercambio social, cuando los individuos se prestan pequeños servicios entre sí, así como la interacción de etiqueta, el intercambio de palabras de cortesía.

¿Qué es el gusto y el disgusto?

A los profesionales a menudo se les hacen preguntas: antipatía, simpatía, qué es. Antipatía (del griego. "Contra" y "pasión"), que significa el sentimiento de la simpatía opuesta. En un par, se relacionan con los factores motivacionales de la comunicación interpersonal e intergrupal. Este es un sentimiento de inclinación interna, hostilidad, disgusto.

La antipatía también es inicialmente una actitud inconsciente, pero también puede formarse en el proceso de interacción social. La antipatía es una herramienta necesaria para la comunicación social. Al estar basado en una naturaleza biológica, cuando el rechazo es causado por objetos potencialmente mortales, en la manifestación social de la antipatía también hay una señal de peligro potencial, percibida objetiva o subjetivamente. También en comunicación ayuda a otra persona a comprender la reacción que causa su persona. Es casi difícil para una persona entender los signos neutrales, la psique se centra en la certeza, la claridad y la claridad de las señales, y la antipatía es tan necesaria como para construir relaciones mutuamente aceptables.

La fuente de la antipatía es la noción de peligro, rechazo, agresión, repugnancia, mantenerse como resultado de la experiencia personal y como resultado de la memoria genética o el aprendizaje.

Los sentimientos de simpatía y antipatía pueden estar igualmente presentes en relación con el objeto, luego hablan de la ambivalencia de la actitud, cuando los sentimientos contradictorios y mutuamente exclusivos abruman a la personalidad. Una manifestación de este comportamiento puede ser la inconsistencia de señales y comportamientos no verbales y verbales. A una edad temprana, cuando la psique social es, sin duda, no está formada e infantil, esto puede expresarse en una prestación contradictoria de atención en forma de desgarros, provocaciones (las coletas notorias y ponerse al día).

A medida que crece y adquiere experiencia social, una persona aprende a establecer relaciones con un equilibrio consciente de relaciones opuestas y mutuamente excluyentes, cuando una persona es capaz de comunicarse de manera aceptable e íntima, al mismo tiempo que es consciente de otras cualidades y hábitos negativos o inaceptables. En este caso, la ambivalencia se produce en algunos casos. Si la inteligencia social está mal formada, una persona a menudo experimenta contradicciones similares, lo que se expresa en la inconsistencia de la expresión de señales no verbales y verbales, la formación y construcción de relaciones.

¿Qué es la simpatía por una chica?

Lo que es simpatía es la definición de un concepto a menudo interesante para los jóvenes. Si dividimos la simpatía por la persona del sexo de interés, como por la persona y la simpatía, como un sentimiento de interés personal y erótico, entonces, en relación con la niña, ella está asociada con el interés íntimo. Una manifestación de ello puede considerarse una buena actitud, el deseo de pasar tiempo juntos, brindar servicios y atención a la niña, una expresión material.

Si hablamos de signos no verbales, debe recordarse que en la mayoría de las situaciones, una persona siempre experimenta algunas emociones hacia otra y tiene algún tipo de signo (positivo o negativo). Los signos positivos significan la ausencia (por el momento) de los negativos, y no necesariamente una reacción positiva. Y en tal situación, una invasión activa para atraer la atención, una actitud hacia una actitud positivamente neutral, como promesa de simpatía, puede percibirse como un ataque y desplegar una señal hacia lo contrario. En este caso, la demostración activa de una mayor actividad y una demanda infundada, así como la expectativa de una confirmación adicional de una actitud positiva, pueden percibirse como agresión y obsesión.

También se debe tener en cuenta que, desde un punto de vista íntimo de una persona, en un grado u otro, todos los no alumnos (por edad, sociales, parentesco) representantes del sexo de interés están interesados. Y si el objeto no causa antipatía, puede causar emociones agradables. Es decir la expresión de una actitud positiva y sucesiva, especialmente en un determinado entorno de comunidad, no necesariamente resalta a una chica en particular ante los ojos de un hombre, sino que tiene una señal común de continuidad. En consecuencia, las manifestaciones no verbales y condicionales de simpatía en forma de una sonrisa, una mirada benevolente, posturas abiertas y cortesía deben atribuirse preferiblemente a la expresión personal general de simpatía y cortesía de la comunicación en una sociedad no agresiva.

Las señales correctas deben considerarse solo expresadas verbalmente o acciones en forma de atención, tiempo y expresión material. Si un hombre joven habla de su simpatía por la niña, busca pasar la mayor parte de su tiempo y también tomar parte útil en su vida, ayúdela, haga algo que le cause alegría y sonría, entonces podemos asumir la presencia de una simpatía pronunciada.

¿Qué es la simpatía por un chico?

Similar a la actitud hacia una chica, la simpatía por un chico es una combinación de interés en un individuo con un interés íntimo. De manera similar, por analogía, una manifestación de simpatía puede ser un deseo de pasar tiempo juntos, brindando atención y servicios. Los signos no verbales hablan de la ausencia de una actitud negativa. El sentimiento de una actitud tan positiva hacia otra persona, necesaria para la comunicación social e interpersonal y aplicada a una persona específica, puede considerarse como un potencial para la formación de una actitud y comunicación más profundas, y no como una garantía y promesa de ello.

La simpatía de una niña por un novio puede ser tanto social como erótica, inicialmente, pero debe recordarse que, como en el caso contrario, y en cualquier otro caso, no es estática.

Pero si se enfoca en las relaciones heterosexuales, el momento de género interfiere en el caso de las relaciones sexuales entre niños y niñas, ya que en la mayoría de las culturas, el niño tiene una gran iniciativa al principio de la comunicación. En este caso, los signos no verbales en forma de una sonrisa, una mirada benevolente pueden empujar a los primeros pasos para mostrar atención y demostrar una fuerte simpatía individual. Pero aquí también es necesario recordar que los signos no verbales indican la ausencia, en el momento, de negatividad, y no son una promesa de una solidaridad sostenida obligatoria. Y si la niña sonrió, pero se negó a ofrecer la comunicación, entonces la sonrisa debe atribuirse a la cortesía y la manifestación de una actitud positiva hacia la persona en general, y no un interés íntimo directo.

También se debe recordar que el proceso de relación es dinámico, la manifestación de simpatía en el momento, puede ser reemplazada por la antipatía en el siguiente, si la señal de respuesta no es agradable. Por ejemplo, una grave violación de los límites personales, tanto físicos como individuales, puede borrar de forma rápida, aguda y permanente (a veces y de forma permanente) impresiones positivas y causar antipatía.

Un comportamiento incorrecto, grosero, agresivo, obsesivo puede provocar un cambio de un signo positivo a uno negativo. Cuanto más precisa y atenta sea la relación de los individuos entre ellos, mayor será la posibilidad de fortalecer el sentimiento de simpatía y aumentar las posibilidades de una transición hacia un nivel de comunicación más profundo y cercano. Esto es cierto tanto en relación con el amor como con la amistad, independientemente de las diferencias de género.