La empatía es una categoría que se usa tanto en el contexto de la descripción de un rasgo de la personalidad como en la calidad moral acumulada, las habilidades de comunicación o el estilo de interacción con la realidad. La empatía como una cualidad de una persona se manifiesta en la necesidad interna de una persona de compartir los sentimientos de otra, y esto se hace de manera inconsciente cuando se ofrece ayuda o se expresa simpatía, y la esfera emocional se conecta independientemente al estado de otra. Durante la empatía, los reinos emocionales de varias personas se fusionan y sus experiencias se unen, independientemente de quién comenzó a experimentar emociones.

La empatía de calidad, como categoría de habilidad, implica que una persona no recibe esta habilidad desde el nacimiento, pero puede desarrollarse independientemente o esta habilidad forma una sociedad. Como estilo de interacción, la empatía a menudo se reemplaza por otros conceptos de compasión o misericordia, no idénticos. Es importante comprender que hay una fusión de emociones: puede regocijarse, persuadirse, sondeyat, etc. Esta es la principal diferencia con respecto a otras categorías morales que regulan las relaciones emocionales en la sociedad.

Quizás la capacidad de expresar empatía hacia otra persona sea la cualidad más valiosa, porque incluso en la amistad, la gente puede estar al lado de los problemas, ayudar y escuchar muchos problemas, pero al mismo tiempo es incapaz de soportar la felicidad y el éxito de los demás. La empatía de todo el espectro emocional se representa de manera más vívida en la relación entre padres e hijos, cuando la alegría del bebé complace aún más a sus padres y cuando su dolor interior lo duele aún más.

Que es

La empatía emocional es un término que denota el estado de una persona cuando se conecta a la esfera emocional de otra persona, generalmente con el significado negativo de las emociones. Pero la empatía no tiene limitaciones en las manifestaciones, por lo tanto, como resultado, da una sensación de cercanía, calidez y apoyo. Tal interacción describe más completamente la amistad y la fe en una persona, ya que implica no tanto la asistencia práctica proporcionada fríamente por el cálculo lógico, sino la adopción de experiencias espirituales, y dar al otro un sentido de integridad.

Una persona puede manifestar esta cualidad solo por sí misma, es imposible hacer que otra persona sienta el espectro aproximado de sus emociones o preocuparse por un tema que es insignificante para él. Por parte del receptor, la empatía siempre se percibe como algo placentero, dando una sensación de calma y falta de soledad frente a la acumulación de emociones. Pero si tal comportamiento es exigente de las personas, recordando lo favorable que fue, entonces nada más que una fuerte resistencia tomaría parte de la interacción.

La empatía no se puede controlar o invocar intencionalmente, aunque esta habilidad se puede entrenar. Tiene en su estructura algo similar a sus propios sentimientos, que surgen espontáneamente en relación con la realidad circundante, pero mal controlados, aunque con ciertas prácticas, psicoterapia prolongada o autoanálisis, una persona puede tener la oportunidad de su transformación.

Es la diferencia en las actitudes de los demás y los procesos internos que ocurren con una persona durante la empatía que no permiten que esta categoría se atribuya solo a las manifestaciones positivas de los individuos. Esta se considera una buena característica para aquellos que desean obtener apoyo y simpatía, mientras que el estado emocional de empatía por la persona misma lo lleva a la esfera sensual de otra, donde no solo se pierde su propia identidad, sino también el control. Este es un lugar como perderse cuando los deseos de otro se perciben como propios, sus ideas parecen ser extremadamente correctas, y una evaluación sobria es posible solo cuando las personas salen de la fusión y no hay una esfera emocional común. Para no perderse en los impulsos espirituales es necesario ser capaz de distanciarnos, además, de la alegría de los demás, capaz de llevarnos a la euforia desconocida, y del dolor de los demás, que destruye el sistema nervioso y la psique.

La presencia de este sentimiento es una categoría exclusivamente subjetiva que tiene una gran influencia en el proceso general de formación o frustración de las normas morales de la sociedad.

La empatía a menudo limita con la compasión y la compasión, la capacidad de sacrificio y la empatía: todas estas categorías son claves directas que fortalecen la dirección humanista del desarrollo humano. La empatía se desarrolla desde la infancia, y aunque tiene una base innata como capacidad de empatía, requiere más trabajo interno.

Cómo aprender a empatizar.

La habilidad de sentir el estado de ánimo, el estado y los pensamientos de otra persona para algunas personas es innata o adquirida debido a factores independientes del individuo (características de la educación y el entorno social). Aquellos que no poseen una orientación empática altamente desarrollada de su esfera sensual y que comprenden la necesidad de su aplicación adicional en la vida, pueden aprender especialmente a empatizar. No todo se puede aprender conscientemente, porque podemos experimentar algún tipo de emoción no solo bajo la influencia de la esfera mental, sino también a través de barreras internas que dificultan la sensibilidad o eliminan los bloqueos que atrapan el estrés para todos.

La primera tarea para aprender a sentir lo que está sucediendo con los demás es importante en todos los matices sutiles para comprender lo que está sucediendo en la propia esfera emocional. Para hacer esto, tendrá que familiarizarse no solo con los sentimientos básicos que son accesibles para una persona, y en sus vívidas manifestaciones, sino también aprender a reconocer aquellos que normalmente son apartados por la mente subconsciente o dividir las emociones en tonos medios y varias combinaciones.

Aceptar y vivir tu propia paleta sensual negativa revela sensibilidad hacia los demás. Cuanto más se aleja a una persona de las experiencias desagradables, al cambiar, más se pierde la capacidad de reconocer estas emociones, tanto en uno mismo como en los demás. Por lo tanto, disponer para sí mismo la oportunidad de trabajar a través del dolor y la tristeza, la ira y el descontento, sin huir de estas experiencias, como resultado, hace posible notar tales experiencias entre otras. En casos raros, debes permitirte sentir placer, alegría, deseo, como la posibilidad de empatía con el lado positivo. Los bloqueos psicológicos de sentimientos relativamente buenos son menos comunes y generalmente están acompañados de traumas graves (por ejemplo, cuando era imposible expresar abiertamente el amor) y requieren psicoterapia personal.

Para orientarse en las emociones y abrirse el acceso a todas sus manifestaciones, debe liberar sus sentimientos diariamente. Puede ser en el formato de un diálogo o entradas de diario, dibujo o deportes ayuda a alguien, clases de baile o blogs; el formato no es absolutamente importante. Una vez que se forma la habilidad de reconocer los sentimientos, es necesario cambiar gradualmente la atención a las personas que te rodean, para lo cual usar la escucha activa. No debe centrarse en el texto hablado por el interlocutor; su tarea es captar los cambios en la voz, la entonación, los gestos y otras manifestaciones de la coloración emocional de la narración.

Un punto importante para evaluar el estado de otro y tratar de sentirlo es necesario, en el momento de la percepción, olvidar los insultos o alegrías que lo conectaron con la persona, sus acciones en el pasado o sus esperanzas de futuros desarrollos. Cuanto más pequeños sean inicialmente los vínculos con la percepción emocional, mayor será la probabilidad de que durante la historia experimente el mismo rango de sentimientos que la otra persona siente. Es necesario erradicar el miedo a sentir malestar o dolor, ya que la falta de voluntad para experimentar emociones negativas es lo que hace que las personas se vuelvan más difíciles, se aparten del sufrimiento y se den de baja de los grupos que hablan sobre la infelicidad. Por supuesto, la empatía puede traer no solo la alegría de compartir la victoria o el sentimiento que ayudó a un amigo, sino que también requiere fuerza mental para vivir el dolor de los demás, como si fuera el suyo. Entonces será necesario recuperar, ordenar el sistema nervioso, los heridos, aunque sienta menos dolor.

La práctica funciona perfectamente bien cuando intentas imaginarte en el lugar del interlocutor, en principio, como básicamente explica la empatía. Esto es similar a cómo estamos imbuidos del destino de los personajes de los libros o las películas, cuando no dormimos por la noche para leer o pedir permiso para salir del trabajo, porque se ha publicado una secuela. Estas experiencias serán similares a los sentimientos similares de esperar el regreso de un ser querido, incluso si no tiene una relación o un sentido de vigilancia, cuando lee a los detectives, a pesar del hecho de que es un panadero en una tienda de golosinas. Tales inmersiones en un mundo extraño son posibles con un alto nivel de sincero interés, respectivamente, necesitas encontrar tu propio interés ya sea en la personalidad del interlocutor (entonces cada historia se percibirá de forma clara y completa) o en la historia (es mejor captar temas significativos personales, luego buscar respuestas) y por otro).

Formación de habilidades de empatía.

Hay un lado muy práctico de la formación de empatía, basado en el uso de varios mensajes verbales y acciones no verbales. Nuestro cerebro lee información y puede estar cerrado o abierto a nuevas experiencias, no solo en función de su tema, sino también en qué situación tiene lugar la acción.

Cada vez es necesario preparar no solo su espacio psicológico, sino también físico. Se produce una mejor percepción de la otra persona si no hay obstáculos visibles que creen una barrera (esto incluye mesas que se interponen entre conversaciones, respaldos de sillas, pantallas). Esta técnica también se puede usar para lo contrario: si necesita ser extremadamente independiente de la influencia emocional de otra persona, ponga al menos alguna barrera entre usted y, cuanto más impresionante sea, más protección obtendrá. A medida que se eliminan los obstáculos en el nivel material, deben eliminarse en el nivel no verbal de su cuerpo; no deben haber extremidades cruzadas, cerradas y giradas. Esto es todo lo que el interlocutor de forma más voluntaria y detallada le dice, pero también se vuelve más abierto a recibir información.

Para que la atención capte todos los matices de los cambios en las entonaciones o expresiones faciales, es necesario minimizar de antemano los ruidos circundantes, las distracciones, la posibilidad de detener bruscamente la conversación (puerta abierta, teléfono que suena, etc.). Lo que ayudará a mantener la atención: intenta repetir la postura y los gestos del hablante. Nuestras manifestaciones físicas reflejan el estado mental, hay estudios confirmados, cuando se usa la repetición de la postura de una persona, otro podría llamar sus emociones. Si también escucha el texto, entonces la información y el detalle de las experiencias del interlocutor se vuelven aún más claros. Se producen procesos similares debido al uso de neuronas espejo y al reformateo biológico de la esfera emocional bajo su expresión física.

Para obtener más información sobre las personas de las que solo se presentan con texto, debe desarrollar un deseo constante de obtener más información. Este es un tipo de medicamento que solo los alimentos informativos o emocionales pueden llenar. Cuanto más te esfuerces por aprender sobre las personas cada día, mayor será la empatía, y deberías interesarte tanto en las biografías de personalidades famosas como en la edad de jubilación del vecino. Pregunte a las personas sobre sus experiencias, cuando ven la puesta de sol o cuando toman té de lavanda; intente averiguar las respuestas de personas completamente diferentes, si no de todo el mundo, al menos a las ciudades de los alrededores.

Para comprender la exactitud del diagnóstico y la sensación de las emociones de otras personas, es bueno pedirle a alguien de sus familiares que practique. Es solo que una persona debe decirte honestamente si estás expresando sus sentimientos. Puede hablar sobre sus sentimientos sobre la esfera emocional de otra persona, luego cuando siente algo y cuando puede asumir lógicamente la emoción que se experimenta.