Psicología y Psiquiatría.

¿Por qué los hombres dejan a las mujeres?

Las relaciones de género son un misterio e implican ciertas dificultades. La mayoría de las mujeres consideran erróneamente que la psicología masculina es algo primitivo, a menudo sin éxito tratando de entender por qué los hombres abandonan a las mujeres. Independientemente del hecho de que las relaciones son un trabajo, y con frecuencia las mujeres grandes, orgullosas y tercas cometen muchos errores. A menudo, el sexo más fuerte se comporta con moderación y no cubre los motivos que motivaron la decisión sobre la separación, el máximo de ellos es la frase: "Lo siento, no nos ajustamos los unos a los otros".

Si la curiosidad natural no se satisface y desea conocer la verdadera razón de la separación, para evitar errores en el futuro, recomendamos discutir la situación con un psicólogo y comprender lo que realmente sucedió. En general, las razones por las que los hombres dejan a las mujeres son diferentes. Detengámonos en los principales.

Razones principales

Idealizando compañeros

El error dominante es la idealización de cada uno y el deseo de parecer mejor. Al comienzo de una relación, la idealización es simplemente necesaria, es el ímpetu para el contacto, el mecanismo desencadenante para que se origine una relación. ¿Qué pasa después? El socio no es capaz al 100% de cumplir siempre las expectativas de otro. Toda idealización conduce inevitablemente a la decepción.

Por ejemplo, una mujer-niño, por su tipo de comportamiento, elige una compañera que desempeña su papel paternal para ella. Si el compañero tiene la necesidad de ocuparse de la mitad, ese par es, en cierto sentido, perfecto. Pero en la mayoría de los casos, la pareja que da constantemente se cansa de ello. El deseo de cuidarse constantemente se agota y luego se toma la decisión de deshacerse de la relación. Dejar a un hombre es considerado como una mala acción, tal como dejó a la mujer, pero no podía hacer otra cosa. La responsabilidad de la relación recae igualmente en ambos socios, esto no debe ser olvidado.

Desconfianza de las mujeres

Si aprendes a notar tus errores, acéptalos, trata de resolver problemas juntos, entonces las relaciones pueden dar felicidad; si no, el trauma femenino está garantizado. Las mujeres, al no darse cuenta, crean situaciones cuando los hombres quieren dejarlas. Esto se debe al hecho de que en la infancia, las madres no enseñaban a los niños a mantener relaciones saludables entre los sexos.

El problema de las relaciones de género hoy en día es más agudo que nunca. Las mujeres estarán interesadas en saber que la peculiaridad de la psicología masculina reside en la desconfianza subconsciente de las mujeres. El psicoanalista y psicólogo K. Horney creía que esto era causado por la ansiedad y el resentimiento que siempre interferían con las relaciones entre los sexos. La ansiedad se expresa en un miedo profundamente arraigado a no ser lo más importante en una relación.

¿Quién está a cargo?

Tenga en cuenta que un hombre solo teme a las mujeres atractivas, a las que, por mucho que lo desee, trata de mantenerse en obediencia. Las mujeres de edad avanzada, por el contrario, tienen respeto. El miedo masculino se esconde, tanto en la exaltación excesiva de las mujeres como en el desprecio por ellas. Esto explica por qué el hombre mantiene el sexo débil en obediencia, ya que él mismo es íntimamente dependiente de la mujer. Los factores de naturaleza psicogénica relacionados con un hombre están en el centro de la lucha de poder entre los sexos.

Perseguidor distante

Los representantes de los dos sexos a menudo no entienden los sentimientos del otro. El sexo más fuerte a menudo trata de distanciarse emocionalmente de las relaciones, y las mujeres, por el contrario, están apasionadamente con ellas.

Por esta razón, Thomas Fogerty introdujo el concepto de hombre "angustiado" y mujer "perseguidor". Es típico que el sexo más fuerte oculte sus sentimientos a todos y se mantenga a una distancia segura, ya que desconfían de las relaciones serias. La mitad fuerte evita las obligaciones, la dependencia, considerándola dolorosa debido al egoísmo y al miedo.

Al principio, los hombres desempeñan el papel de perseguidor, pero esto es solo para seducir a una mujer. Al darse cuenta de la intensidad y el rápido desarrollo de las relaciones, los hombres intentan distanciarse. Su regreso hace que las mujeres sean activistas y comienzan la búsqueda de la pareja deseada. Una mujer es impulsada por el miedo a romper relaciones, el hombre, sintiendo la presión, es empujado aún más lejos.

Deseo de independencia y libertad.

¿Por qué los hombres todavía tiran a las mujeres? Esto ocurre porque el escenario del desarrollo de las relaciones se dicta desde la infancia. El sexo más fuerte teme perder la masculinidad y la independencia. A menudo es difícil para las madres permitir que los hijos muestren independencia, como resultado, se alejan de ellos, sintiéndose culpables.

En el futuro, los hombres evitarán las relaciones de inmediato, si la joven es más que exigente, comienza a desarrollar un sentimiento de culpa en él, porque él no quiere satisfacer sus necesidades, no satisface sus necesidades e ideales.

El hombre distante se está alejando de las obligaciones, para él la independencia y la libertad son más importantes. Estos son los valores más altos. Para una mujer perseguidor, los valores íntimos son relaciones cercanas. Por esta razón, un hombre arroja a una mujer sin explicación, su vida en un hombre llega a ser tanto que la psique masculina no soporta tal presión. A menudo, la misma razón está relacionada con el hecho de que los hombres dejan a las mujeres embarazadas y las mujeres con hijos.

Malentendido de las mujeres

Las principales afirmaciones del sexo más fuerte con respecto a las mujeres se expresan en el hecho de que una mujer, al decir que no, significa que sí. Es difícil para los hombres entender cuándo no lo es y cuándo sí. No les gusta hablar confusos, evitar situaciones controvertidas. Viviendo la mente, ignorando los sentimientos. Para el sexo más fuerte, las mujeres son inmensamente exigentes y emocionales.

Las mujeres rodean fuertemente sus mitades con cuidado, no dejándoles espacio libre. Debido a esto, la mitad débil está constantemente ofendida, silenciosa, creyendo que los hombres están obligados a adivinar independientemente la causa de la ofensa. Y si los hombres están inertes y no quieren notar los caprichos de las mujeres, las mujeres están aún más ofendidas, creyendo que no son amadas. La bella mitad incansablemente quiere hablar de relaciones, los hombres son molestos.

El sexo más débil refiere a los hombres al "frío" que no quiere formar un vínculo fuerte, que es indiferente a sus sentimientos. El sexo más fuerte a menudo dice sí a sus espaldas, y significa que no.

No es una mujer interesante

Poco a poco, el hombre comienza a darse cuenta de que está aburrido en una relación. No importa qué: en el sexo, o en las conversaciones. Si un hombre está buscando una relación a largo plazo, entonces se quedará más tiempo cerca de la dama inteligente, para poder hablar con alguien, y en la cama fue bueno. Una jovencita tonta que está interesada en programas de televisión y chismes femeninos, no necesita nada. De ahí la conclusión: una mujer debe aumentar constantemente su coeficiente intelectual, desarrollarse como persona, ser una pequeña actriz, liberada en la cama. La restricción en la intima te obligará a buscar un reemplazo en el lateral, la actividad excesiva te obligará a concebir, y si alguien más está familiarizado con los talentos de la cama de su mujer.

Personajes no conformes

Si todo parece estar bien, pero los escándalos se están gestando desde cero, nadie se va a comprometer, entonces una salida es la separación. Por naturaleza, el hombre es el líder, los dos líderes en la relación no se llevan bien, lo que significa que tendrán que rendirse ante la mujer si ella quiere continuar la relación. No es necesario albergar ilusiones de que un hombre no encontrará a otro, es muy fácil, porque la situación demográfica está a su favor.

Mujer inadecuada

La imprevisibilidad femenina asusta al sexo más fuerte, nadie quiere sonrojarse en un lugar público, y vivir, también, ya sabes, no un regalo, si no sabes en qué punto tu compañera lanzará las tonterías. De ahí la conclusión: tienes que aprender a controlarte.

Pasado "rico"

Si en el pasado los femini tenían un estilo de vida lujurioso en prioridad, entonces esta experiencia no complacería a todos. La actitud es a menudo negativa, y es poco probable que oculte este hecho. Por lo tanto, tiene sentido pensar incluso en su juventud que, después de 30 años, encontrar un hombre normal será difícil. No todos querrán tener alguna experiencia íntima con sus numerosas parejas. Un hombre quiere ser, si no el primero, entonces no el 51 seguro.

Cambios en la apariencia

Para un hombre, la apariencia de una mujer desempeña un papel importante, y si conoció a una chica graciosa, entonces es mejor mantenerse así a lo largo de los años y no convertirse en algo sin forma con enormes nalgas. Un sexo fuerte no sobrevivirá puramente psicológicamente tales transformaciones en el cuerpo femenino y perderá interés en una mujer. Por supuesto, hay quienes están encantados con las donas, pero inicialmente dan preferencia a su elección.

El deseo de casarse con un hombre.

El error de muchas mujeres es un claro deseo de casarse con un hombre. Algunos están tan obsesionados con su idea que incluso están listos para quedar embarazadas. Si un compañero quiere esto, entonces se casa, si no, entonces tales acciones de su novia solo asustan. El matrimonio sobre la marcha a menudo no es duradero.

Traición de mujeres

El piso fuerte perdonará mucho a excepción de la traición. Si sucediera que ocurrió la traición, y el hombre se enteró, entonces debes estar preparado para que él tome una decisión sobre la separación y las justificaciones no ayudarán aquí. Si la relación no es satisfactoria, es mejor decir esto antes del escándalo.

Mujer gana mas

Si una mujer comienza a ganar más, entonces se le hace difícil resistirse, para no reprocharle a su alma gemela. Un socio en tal relación es psicológicamente incómodo. Las conversaciones dirigidas a discutir este tema no contribuirán al fortalecimiento de las relaciones, y si los ingresos del hombre corresponden al nivel promedio, comenzará a buscar a otra mujer. De ahí la conclusión, ganar más, volverse sabio y pensar antes de decir algo.

Cuidado excesivo

La principal pretensión de las mujeres al sexo más fuerte es que son egoístas. La hermosa mitad se esfuerza por regalar todo lo que posee (cuidado, atención, amor, etc. ilimitados), haciendo que la pareja se sienta culpable. Un hombre no se siente cómodo en una relación así, y decide irse, a menudo sin siquiera explicar las razones que motivaron tal acción.

Para resumir. ¿Qué puede recomendar a las mujeres, en una situación en la que los hombres las abandonan constantemente? Es necesario estudiar la psicología masculina, ya que resultó que no es en absoluto una ciencia primitiva, sino muy entretenida, que contribuye al fortalecimiento de las relaciones.